¿Por qué me hago llamar Miss Murphy?

¡Hola aventureros! Muchos me habéis preguntado (no por el blog directamente, pero sí en las redes sociales y en persona) que por qué utilizo el apelativo Miss Murphy. Bien, para explicarlo os voy a contar mi filosofía de vida.

Hace tiempo descubrí que cuando nos ocuren cosas malas, o las cosas no salen como queremos, no sirve de nada ofuscarse, enfadarse con el mundo y tirarlo todo por la borda. Si lo haces, te pones una venda en los ojos y no ves nada más que negro a tu alrededor. Esa venda que es la sensación de fracaso y la rabia te impide ver todas las opciones que se abren o todas las perspectivas que puedes adoptar. Que pase algo que no es de tu agrado no significa que sea malo y no contenga nada bueno. De hecho, suele contener muchas enseñanzas de las cuales aprendes. Si no te caes nunca sabrás cómo levantarte.

Así, fui creciendo como persona y obligándome a pensar en positivo, a ser optimista pero realista; a mirar con otros ojos el mundo y a pensar en todas las posibilidades que una situación ofrece.  Todo ocurre por algún motivo. Si pierdes el bus es porque quizá necesitabas encontrarte luego con un amigo de la infancia; si un día te pones a escribir un trabajo, por ejemplo, pero no te sale nada es porque quizá tu mente necesita descansar y en otro momento saldrá un escrito muchísimo mejor.

Simplemente me planteo el por qué de las cosas, el por qué de las situaciones. Y cuando lo hago me doy cuenta de que todo lo que me pasa tenía una explicación, por absurda que parezca. Y a mí me pasan muchas cosas “malas”. Más que malas, son ironías de la vida. Mala suerte que se llama.

El otro día, por ejemplo, pensaba en que había dejado atrás personas que me habían hecho mucho daño. Acto seguido salí a la calle para sacar a los perros y vi a la persona que más daño me había hecho. Se acababa de comprar un perro e iba a venir a mi mismo parque todos los días. Y pensé, “maldito Murphy, me la ha vuelto a liar”. Me sentí fatal porque iba a tener que hablar con esa persona cada vez que la viera y luego reflexioné que quizá lo necesitaba, para cerrar heridas, para perdonar, tanto a esa persona como a mí misma.

Me llamo miss Murphy porque para mí la Ley de Murphy rige mi vida para bien (y porque sé que ese tal Murphy está enamorado de mí y me lo demuestra así, qué le voy a  hacer). Me suceden cosas “horribles” o que producen situaciones adversas, pero reacciono con humor. Me río mucho, porque como me ofusque con la mala suerte que tengo, estaría demasiado amargada.

 

Así que abrazad la vida y todas los capítulos de ella que vengan y recordad, todo tiene solución en esta vida menos la muerte.

 

Anuncios
Publicado en: EO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s